Manuel Llorente en Cocina sin Medida

El pasado mes tuvimos el honor de recibir en la Sociedad gastronómica Cocina sin medida al presidente del Valencia Club de Fútbol. Pasamos un rato muy agradable debatiendo sobre futbol y su situación económica y social. Manuel Llorente nuestro invitado nos contó sus inicios en Mercadona y algunas curiosidades sobre todo el entorno tan loco del mundo del balompié.

Fue una grata experiencia y ……. sí, se alargó la noche ya que tanto él, como nosotros, nos sentíamos muy a gusto. AMUUUUUNT.


 

Delicatessen: Lluís en nou2 a les 22:45

Delicatessen

És un espai en què la cultura gastronòmica és la protagonista. De la mà del nostre presentador, el cuiner Lluís Penyafort, recorrem la Comunitat Valenciana buscant els millors productes, els cellers que elaboren els vins més prestigiosos i com no podia ser de cap altra manera, visitant els millors xefs del moment.

 

 

 

 

 

 

 

 

On podríem anar a dinar hui? Quins són els millors vins valencians? El programa tracta de donar resposta a estes preguntes a través d’un espai setmanal pensat per als amants de la bona taula.

Ací en tenim una mostra:

http://www.youtube.com/watch?v=5Ijx17a_aZo


 

Curso cena #3

El pasado viernes volvimos al tajo con el 3er. curso-cena … crackeando, gnocchiando, bebiendo, riendo y disfrutando como enanos !! Ahhh y mira que les gusta el sifón !!! Gracias por asistir, fue una velada estupenda !!

Queda abierto el plazo para la próxima que será en Mayo !! Podéis ir reservando plaza en cursos.aulataula@gmail.com


 

Galletitas saladas: ¡¡ Crackers !!

Hace tiempo que compro en un horno de Rocafort, justo al lado de CSM (Cocina sin medida) donde hacemos los cursos de “Aulataula”, unas galletitas saladas, o “crackers”, de lo mejorcito que he probado nunca. Son perfectas para matar el hambre a media mañana o a media tarde, como aperitivo en plan DIP-DIP, de cremitas de quesos variadas, humus, salmorejos, etc., o como acompañamiento panarra de cualquier comida, son finas, sabrosas, crujientes pero nada duras y muy frágiles. En mi afán de reproducirlas en casa, hice acopio de varias recetas de libros de pan y de varios blogs y me puse a estudiarlas para averiguar cual sería la mejor elección. Me decanto por estas que os muestro hoy, ya que son exactamente igual que las que compro allí: Una maravilla.

Los ingredientes para la masa son: 500gr de harina / 1tsp sal / 1tsp miel / 180 gr de agua / 10 gr de levadura fresca / 80 gr de manteca de cerdo o mantequilla.

Mezclar todos los ingredientes y amasar hasta obtener una masa lo más homogénea posible y dejar reposar en nevera enrollada en film entre 30 y 60 minutos. Estirar con rodillo o con máquina de pasta dejándola muy fina. Disponer sobre papel de hornear y sobre placa de horno. Pinchar con tenedor y cortar con cortapastas o cortapizza en cuadrados o triángulos lo más regulares que podamos. Hornear unos 8′ a 180º o retirar cuando empiecen a dorar.

Pintar con aceites perfumados de oregano, romero y ajo, tomillo, sesamo … Podéis incluir en la masa ingredientes de estos también para realzar el sabor, espinacas trituradas, también podéis variar las harinas, las próximas que probaré con harina de maiz.

Os las recomiendo encarecidamente, son magníficas y duran segundos entre las ratitas de la casa.


 

¡Viste viejo! Me di una vuelta por Argentina.

Hablar de la gastronomía argentina es hablar de carne y de su desmesurado consumo siendo el asado  la forma tradicional de su preparación.

Expertos en el manejo del fuego y el calor de sus brasas, tanto argentinos como uruguayos se reúnen, hablan y engullen distintos cortes y partes  de vacuno, como el bife de chorizo, vacío, embutidos, chinchulines, mollejas, riñones y su popular tira de asado. Este corte en horizontal del costillar de  la vaca es la máxima expresión del asado. Según los lugareños, es muy recomendable el que preparan para almorzar los trabajadores de la construcción ya que las maderas con cal  le proporcionan un sabor muy especial.

Toda esta excelentísima carne es cocinada sin prisa, se sirve bien hecha y se acompaña  de chimichurri, una típica salsa hecha a base de ajo, perejil, orégano, ají, pimentón, limón, vinagre, aceite, y sal.

Aunque los carteles anunciando parrilladas de carne invaden los restaurantes, locales o casas de comidas de todo el país no menos importante es la influencia  de la cocina italiana, que ya consideran como suya. Pizzas, pastas caseras, risotos, milanesas (carne empanada de ternera) o provoletas (queso graso fundido con orégano y ají) no faltan en ninguna carta o sugerencia.

Buenos Aires es media Argentina pero también parte de Europa. Allí se mezclan locales con atmósfera parisina del pasado y modernos diseños de interiores con restaurantes puramente italianos y casas de comidas populares. Además, heladerías, confiterías y cafés   merecen una parada por la tarde para tomar un buen dulce acompañado de una buena charla o  un libro, los cuales por allí, desde luego, no faltan.

En esta ciudad de contrastes, su oferta gastronómica, aunque buena, se hace un poco monótona. En mi opinión, preparaciones  tan populares como las empanadas merecen ser algo más que un tentempié barato, pues son sobresalientes. Por otro lado, algunos guisos como el locro o la humita, hechos a base de maíz y calabaza, son difíciles de encontrar. Tampoco las lentejas o estofados de ciervo o jabalí,  típicos del norte de Patagonia,  suelen estar en las cartas,  aunque sí  su cordero en cruz,  que por cierto,  es una delicia. En cuanto a los pescados, se encuentran un poco marginados en la gastronomía argentina y por último, las setas, que las hay, no las promocionan ni les sacan el suficiente provecho.     Muchas de estas preparaciones e ingredientes de calidad  deberían  identificar a una gastronomía rica y variada  que parece no querer abandonar su constante parrilla, pizza, milanesa y pasta.

Algunos cocineros  argentinos, como el reconocido Francis Mallmann, del que recomiendo su libro “Siete fuegos. Mi cocina Argentina” apuestan por una cocina de raíces, donde los sabores puros y sin sutilezas se aderezan con pinceladas de  distintas culturas establecidas en esta tierra a lo largo de los años.

Sus aceites de oliva aún no merecen comentario pero sí sus buenísimos y económicos vinos. Rioja, Patagonia, Salta y en especial, Mendoza, son zonas donde se elaboran muy buenos vinos monovarietales de merlot, cabernet y shiraz pero donde los adjetivos pasan a ser superlativos es en los vinos de Malbec,  una uva no apreciada en el Mediterráneo que aquí identifica y engrandece los caldos. Mención especial merecen también los vinos procedentes de la variedad Tannat que he probado en Montevideo rodeado de viejos y nuevos amigos.

En definitiva, he comido mucho y muy bien. No hay duda de que vienen buenos y nuevos aires gastronómicos a este extenso lugar donde el fuego seguirá cocinando lentamente y con un matecito lo mejor que tienen, sus gentes.

 

Cursos de pan básico

El pasado marzo se realizaron en los primeros cursos de panificación casera a traves de  Aulataula. En el local de la asociación cultural gastronómica Cocina sin Medida, se aprendieron las técnicas básicas necesarias para hacer pan en casa con un horno doméstico se habló de harinas, levaduras, utensilios, masas y amasados, fermentaciones y horneados. Los asistentes pudieron comprobar lo fácil que resulta hacer pan con unas pautas básicas. Por supuesto hicimos pan y también se llevaron a casa una masa fermentada para hornear y aquí tenéis los maravillosos resultados. Volveremos en breve con más cursos de panificación avanzada.


 

Cocina SIN MEDIDA

Cocina SIN MEDIDA es una sociedad cultural gastronómica, donde un grupo de amigos intentamos pasar un buen rato alrededor de los fogones. Una vez al mes nos reunimos para charlar, cocinar e invitar a algún personaje que tenga algo que contarnos.

Yo me encargo de que los planes gastronómicos salgan bien, aunque todos, unos más unos menos, acaban cacharreando, organizo los menús y superviso la preparación.

Son ya varios años de sociedad gastronómica, gente muy interesante ha pasado por nuestra cocina y la que esperemos siga viniendo, viajes, comidas, salidas y grandes momentos seguirán enriqueciendo este magnífico proyecto.


 

Pan de queso cheddar y ajo al estilo hasselback

El otro dia vi la receta y no pude esperar a hornear este pan tan apetecible. Quien no conoce las patatas Hasselback, son como la reinvención de las patatas bravas. Con un estilazo !!! Pues bien, este pan sigue el mismo principio estético. Hace años que probé en la Francia Normanda un pan con queso y desde entonces soy un enamorado de este aditivo del pan tan adictivo ! Y es que, pan y queso es una combinación de 9 + 1 del vino = 10 !!!

patata hasselback

 

 

receta del pan:

1 taza de agua / 3 tazas de harina / 5 gr de levadura fresca / 5 gr de sal / 80 gr de queso cheddar / mantequilla de ajo y perejil /

Amasar y reposar 1,5 horas / formar las baguettes enroscándolas / reposar de nuevo 45 min / hornear 20′ / abrillantar con la mantequilla / hornear 7 min más / sacar y cortar a lo hasselback / intercalar lonchas de cheddar y hornear 5 min más

Más detalles en el aquí en el blog de pan.


 

Nuevo curso cena en aulataula

Hemos repetido la experiencia para un grupo reducido de amigos y se lo pasaron en grande … ¡¡¡ no sabían que iban a cocinar !!! Sorpresa !!!!!

 


 

Sushi – Q ?

Sorprendente !!!!

El sushi es una comida distinta, especial, te la comes poco a poco… muy poco a poco por eso decidí coger los hashi (los palillos) y embarcarme en la aventura de pinzar los rollitos envueltos con alga nori.

El tamaño ha de ser así, de bocado, uno tras otro, sin prisas, se saborea hasta el final, tiene una profundidad de sabor alucinante, y unas texturas crujientes a la vez que envolventes.

Para mi gusto 3 combinaciones de sabores máximo en cada bocado para notar cada sabor por separado y en combinación, verduras al vapor o crudas, carne poco hecha y pescado crudo, ahumado o cocido al vapor, y sus salsas, ligero toque, muy ligero de wasabi (salsa de rabano picante), shoyu (salsa de soja) y teriyaki acompañadas de gari (jenjibre encurtido).

Esta vez fueron makis de salmón, aguacate y queso, uramakis (makis inversos) de setas, secreto y bajoqueta y nigiris de gamba, champiñones, salmón y secreto. Solo al hacerlos y degustarlos te das cuenta del abanico de posibilidades que ofrece y del equilibrio de este tipo de comida.

El secreto del arroz lo desvelaremos en la próxima entrega.